Promesas y Palabras de Aliento Para Cada Día

Propiedades

ISBN: 9780825457296
Editorial:
Editorial Portavoz
Referencia de producto: 0805729
Dimensiones:
107 x 177 x 20 mm
Peso: 0.220kg
Cubierta: Rústica
Número de páginas: 380
Idioma: Español
Precio normal: 4.99 €
Precio: 4.74 €
Descuento:  0.25 € (5%)
Compartir con tus amigos

Promesas y Palabras de Aliento Para Cada Día [Libros de Bolsillo]

Charles Spurgeon (Autor)

  0.00
Para calificar este producto, inicie sesión.

Descripción

Spurgeon escribió esta selección de lecturas para animar a los creyentes a presentarle a Dios, en oración y fe, las promesas que Él ha dado en las Escrituras. Dios no ha dado su palabra para después no cumplirla. El cristiano debe tomar sus promesas y aceptarlas por fe.

Los clientes que compraron este título también compraron:

Charles Spurgeon
N. el 19 de junio de 1834 en Kelvedon (Essex, Inglaterra). Su padre y abuelo eran pastores congregacionalistas. Él fue convertido en una pequeña capilla metodista de Colchester, la que asistió casualmente en una tarde de nieve, por estar más cerca de su casa. Convencido por sus propias lecturas bíblicas decidió bautizarse cuando tenía 15 años, pese al disgusto de sus padres que eran paidobautistas. El acto tuvo lugar el 3 de mayo de 1850. Enseguida comenzó a enseñar en la Escuela Dominical. Su fama de “niño predicador” creció por todas partes.
En 1851, a la edad de 17 años, fue llamado a pastorear la pequeña iglesia bautista en Waterbridge, y en 1854 recibió una invitación de la importante e histórica iglesia bautista de Nuew Park Street en el sur de Londres, la cual creció tan aprisa que tuvieron que edificar el primer Tabernáculo Metropolitano en 1859.
El 8 de enero de 1856 contrajo matrimonio con Ana Thompson y fundó el colegio para predicadores que lleva su nombre. En 1869 creó el Orfanatorio de Stockwell, que aún continua activo. También fundó y sostuvo mediante las ofrenda del Tabernáculo la Temperance and Clothing Association para ayudar a familiar necesitadas a causa del vicio de la borrachera de los padres; así como la Pioneer Mission y la Colportage Association. Como muchos evangélicos de su generación creía que el Evangelio debía aplicarse también a asuntos sociales, políticos, económicos, igual que a la Iglesia, la familia y la vida individual. Apoyó la política liberal del primer ministro británico W.E. Gladstone y enseñó a no dividir artificialmente entre lo sagrado y lo secular. Así es como los evangélicos victorianos, sin ninguna teoría ni teología social se lanzaron como nadie a la labor social.
Durante su pastorado la iglesia Tabernáculo Metropolitano llegó a tener 6.000 miembros además de 14.592 convertidos durante su ministerio, que ingresaron en otras iglesias. Predicó asimismo en Escocia (1855), Irlanda (1858) y Ginebra (Suiza, 1860). Hay que tener en cuenta que su propósito no fue “reunir una gran cantidad de personas” en su iglesia, sino “que ésta aprenda de verdad cómo orar”. Para él, “la oración es el nervio ligero que mueve los músculos de la omnipotencia”. Como maestro del arte de orar enfatizó la necesidad de argumentar con Dios en oración, de persuadirle, de mostrar que se va en serio delante del trono de gracia.
En agosto de 1887 comenzó una controversia, conocida como la Downgrade, de difícil traducción, dentro de la Unión Bautista de Inglaterra a causa de la creciente tendencia en los pastores bautistas a aceptar el liberalismo acerca de la inspiración de la Biblia y la historicidad de ciertas partes de las Escrituras. Viendo rechazo por mayoría absoluta sus alegatos contra el modernismo dentro de la Unión, se separó de ésta en octubre de ese mismo año.
Su precaria salud le obligó a pasar temporadas en el clima más cálido de Menton (Francia), donde murió el 31 de enero de 1892.
Calvinista convencido, se le llamó “heredero de los Puritanos”, en cuanto de ellos recibió la base y fundamento del Evangelio de la gracia de Dios en toda sus dimensiones, anchura y profundidad. “La antigua verdad que predicó Calvino —escribe—, que predicó Agustín, que predicó Pablo, es la verdad que yo debo predicar hoy, o por el contrario ser un traidor a mi conciencia y a mi Dios. No puedo moldear la verdad; no conozco tal cosa como embotar los filos de una doctrina. El Evangelio de John Knox es mi Evangelio. Aquello que tronó en toda Escocia debe tronar en Inglaterra de nuevo”.
Spurgeon sostuvo que el arminianismo no afecta meramente unas pocas doctrinas que pueden separarse del Evangelio, sino que implica toda la unidad de la revelación bíblica y afecta nuestra idea de todo el plan de la redención en casi cada punto. Sin embargo apoyó la campaña evangelizadora de Moody (v.) en Gran Bretaña, no sin recibir críticas de aquellos que se consideraban guardianes del calvinismo puro.
Otro controversia principal en la que se vio envuelto se centraba en el surgimiento de la influencia católica romana en la Iglesia Anglicana oficial. En 1864, predicó un sermón titulado “La regeneración bautismal” (1864), que dio mucho que hablar. Hay que ver este sermón sobre el telón de fondo del Movimiento de Oxford, también conocido como el Movimiento Tratadista y motejado como Puseyismo (por uno de sus líderes, E.B. Pusey), movimiento que comenzó en Oxford en 1833, sólo veinte años antes, y que preocupó a hombres como el obispo Ryle (v.).